Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses.Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información entra en Política de Cookies. Última actualización: 24/05/2018
David Allen's story

LA HISTORIA DE DAVID ALLEN

La campaña pink de ghd cumple 15 años y para esta ocasión tan especial esta edición se ha desarrollado en colaboración con el artista de Chicago especializado en cubrir cicatrices de mastectomías David Allen.

Desde el año 2010 David ha utilizado su maestría como tatuador para ayudar a mujeres que han sufrido cáncer de mama para cubrir sus cicatrices y es ampliamente conocido entre la comunidad médica ya que ha trabajado mano a mano con oncólogos para desarrollar su trabajo.

Los diseños que David Allen utiliza son flores que cambian y evolucionan, un fuerte símbolo de vida, renacimiento y feminidad que empodera a la mujer y le devuelve el control sobre su propio cuerpo.

“Tuve una operación a corazón abierto con tan solo 9 meses, es por eso que soy muy consciente de las marcas que quedan en tu cuerpo después de una intervención. Empiezas a aprender cuáles son tus ángulos buenos y malos, qué te hace sentir bien o mal.

Tuve una clienta en Nueva York muy interesada en el diseño de mis tatuajes. Me dijo que le gustaba la feminidad que emanaban mis diseños. Ella tuvo una mastectomía simple y quiso que le ayudara a cubrir la cicatriz pero le dije que no: nunca había hecho este tipo de trabajo antes y la piel de una cicatriz es diferente. Pero fue muy persistente y terminé volando a Baltimore para conocerla y hablar sobre su idea.

Durante este proceso ví cómo mi trabajo ayudaba: a través de mis diseños les veía sanar bajo mis manos. Esto me abrumó, tuve que parar y tomar aire para continuar.

David's story

Ella lloró durante todo el proceso; su marido también tenía lágrimas en los ojos porque, hasta ese momento, ella no había sido capaz de mirarse a sí misma, no se reconocía en su nuevo cuerpo. De repente, durante el proceso, ella volvió a tomar el control de su cuerpo, pudo decider por sí misma cómo quería que fuera y fue conmovedor. Poder ayudar a alguien de esta manera es algo que no ocurre de forma habitual; es difícil no sentirse un poco egoísta: recibes mucho también durante el viaje.

Una vez finalizado el trabajo publiqué los resultados en un post que se hizo viral. Esto hizo que más mujeres conocieran esta faceta de mi trabajo y contactaran conmigo para cubrir sus cicatrices.

Hoy en día hago de 6 a 8 tatuajes de mastectomía al mes (es un proceso muy largo y necesita un día completo para realizarlo. Además el trabajo es colaborativo: trabajo con diferentes diseños y los comparto con mis clientas para tener un punto de vista personal y que el diseño final se adapte a lo que ellas qiueren. Las cicatrices son muy diferentes, por lo que les dejo que me muestren sus cicatrices ante el espejo: para ellas son marcas muy evidentes, no tanto para mí, porque yo no las veo como ellas se ven a sí mismas. De este modo ellas me muestran una jerarquía de cuáles son sus necesidades y qué es lo más importante para ellas. Estas indicaciones guían mi diseño. Es increíble formar parte de este modo de la vida de las personas y sus historias.”

EL ESTILO DE DAVID

“Elegí el diseño floral y los motivos botánicos porque son conceptos orgánicos: se pueden modificar y hacer que evolucionen. Hay mujeres que, lamentablemente, sufren un tipo de cáncer recurrente y este diseño permite añadir una hoja, una nueva flor, un nuevo pétalo.

Algunas mujeres sienten una conexión especial con diferentes tipos de flor: puede ser un recuerdo de la infancia por ejemplo. Encuentran belleza en los diseños porque simboliza el renacimiento, la vida.”

EL PROCESO DEL TATUAJE

David Allen tattooing

“El proceso de creación de este tipo de tatuajes incluye tiempo para conocerlas. Cada mujer se comunica de una forma diferente, cada persona tiene una vision muy distinta de su propio cuerpo y es importante para mí entender cómo se ven a sí mismas. No se trata de imponer mi vision sobre ellas, sino que lo realmente importante es que ellas consiguen un diseño final que se adapta totalmente a sus cuerpos.

La consulta es lo más importante: así se hacen una idea de quién soy, se genera un clima de confianza que me permite disipar sus temores o preocupaciones. Por otro lado, es importante para mí tener una idea de quiénes son, de en qué situación se encuentran, y ese proceso crea un vínculo muy especial.

La mayoría de mujeres eligen no ver el proceso del tatuaje, prefieren verlo cuando está terminado. Hay una confianza total en esto. Cuando estamos cerca del final puedo sentir cómo hay un proceso de reconstrucción. No por mí o el tatuaje, sino porque durante el tiempo que transcurre desde el principio del proceso: radiación, quimioterapia, cirugía… no hay un final a la vista y las mujeres no pueden controlar qué les va a suceder, van paso a paso. Y al final existe la reclamación de volver a retomar quiénes son. Es una situación muy difícil, más grande que yo y que el tatuaje. Me encanta lo que hago porque veo transformaciones directas de primera mano. Hay un cambio durante todo el proceso del tatuaje que es sobrecogedor y precioso a la vez. Cuando la mujer se mira ante al espejo por primera vez y sientes su alegría. Es un momento transcendental: cambia su postura, su gesto. Tanto si deciden cubrirse, porque han tomado por fin control sobre su cuerpo, o si deciden mostrarlo porque se sienten orgullosas de nuevo de esa zona de su cuerpo que antes sentían como “desfigurada”, como ellas lo describen en algunas ocasiones. Ver este cambio es drástico. Es empoderador. Soy humano, siento un gran respeto y admiración cuando escucho las historias de mis clientas cuando me cuentan cómo han enfrentado la enfermedad, la muerte, y esto me da fuerza. Tu perspectiva cambia cuando conoces sus batallas y su miedo a la pérdida; esto te pone realmente en tu lugar y comienzas a ver las cosas de una forma totalmente diferente.

Hay mucho agradecimiento en el proceso pero no se trata de eso. Las mujeres son quienes realmente han conseguido el cambio; es su decisión, no es sobre el trabajo de tatuaje, el diseño, se trata de empatía del potente mensaje de trasfondo que nos enseña. Y poder utilizar tu arte y tus habilidades para contribuir a esto lo es todo para mí.”

LA COLABORACIÓN CON GHD

“La conexión con ghd y la colaboración con esta edición limitada pink tiene sentido: el esfuerzo y el dinero que la marca invierte en ayudar a las mujeres con cáncer alrededor del mundo es extraodinario. Decidí formar parte del proyecto porque realmente creo en los valores de la compañía. Cuando trabajo con mis clientas construir una relación de confianza para que estas extraordinarias mujeres se abran lleva tiempo, mucho más que el que pasas con tu estilista.

Es precioso ver cómo los peluqueros ayudan a las mujeres a verse bellas; cuando piensas en esto y el tiempo que dedican a sus clientas, el clima que se crea cuando escuchas la historia de alguien, cuando estás presente en ese proceso. Es lo más importante, hay curación en esto.

Veo puntos en común entre lo que yo hago y lo que hace un estilista en un momento muy sensible de sus vidas, en los que los peluqueros (que también escuchan historias muy duras sobre tragedia, enfermedad y pérdida) tienen un rol muy importante para ayudarles a devolverles su feminidad durante la pérdida de pelo. Definitivamente existe una sinergia entre mi trabajo y el de un peluquero para ayudar a la mujer a sentirse bella y reconstruir su confianza.”

CREANDO LA INK ON PINK COLLECTION

David with Pink designs

“ghd me invitó a viajar a Londres y abrieron sus puertas, dándome la oportunidad de sentarme con sus diseñadores de producto y aprender sobre el proceso de impresión. Diseñamos juntos una styler, tratando la superficie como si se tratara de un brazo o una pierna, como si fuera piel. Desarrollé el mismo proceso que hubiera seguido para el diseño de un tatuaje de mastectomía. Tomé las flores, las fotografié y dibujé diferentes esquemas hasta llegar a 30 o 40 bocetos. Fue increíble.

El proceso completo está repleto de emoción y amor. Era muy importante para mí que el resultado final fuera perfecto. Lo que yo hago es muy íntimo, por eso es precioso ver cómo el mensaje y la historia de estas valientes mujeres se comparte a gran escala. Quiero que la gente vea el poder y la belleza de estas mujeres que decidieron volver a tomar el control.” – David Allen

Descubre más

SI NO LO PIDES,
NO LO CONSIGUES

Consigue que te regalen lo que tú quieras este año, enviando una pista muy clara.

Este año quiero de regalo

Enviar una pista a:

límite 19 caracteres
límite 150 caracteres
*Estos campos son obligatorios
No quieren pillar la pista

Desafortunadamente, {0} no quiere recibir emailsde ghd, por lo que no podemos enviar tu pista. Pero no te preocupes, hay un montón de formas de conseguir tu regalo deseado. Algunas ideas:

  1. Pásate por una peluquería ghd y coge una tarjeta de pistas ghd del mostrador.
  2. Deja casualmente a la vista alguno de los anuncios ghd que encontrarás en las revistas.
  3. Comparte en tu muro algunos de nuestros posts para que lo pille #lopillascari

YA HAS MANDADO MUCHAS PISTAS...

Muchas gracias por enviar tantas pistas de los regalos que quieres. Hoy ya has llegado al límite, pero vuelve mañana para asegurarte de que consigues todos los productos de ghd que deseas.

GRACIAS

Aumenta las posibilidades de recibir el regalo que de verdad quieres este año compartiendo pistas en redes sociales.

ENVIAR MÁS PISTAS

Asegúrate de que consigues el combo de tus sueños y envía más pistas.